18 de abril de 2015

CHEESECAKE RED VELVET CON FROSTING DE QUESO Y CHOCOLATE BLANCO

Holaaa a tod@s!

Adelanto la entrada que normalmente publico los lunes, a hoy sábado, por la gran demanda de recetita de esta tarta cheesecake red velvet... y, aquí está!! 



Es una pasada, de texturas, de sabor, de aromas... de presencia ya lo decís vosotr@s vale? jijijiji
Esta tarta ha ido a parar a mi cocina, gracias a un reto de cheesecakes del grupo Reto Recetas Traducidas, en el que participo cuando puedo y que me encanta, por la gran motivación y participación que hay. Yo no puedo seguir todos los meses como me gustaría la dinámica, pero a veces como este mes, tengo un poco más te tiempo y me animo!

Buscando en la red inspiración, fui a dar con un blog que no conocía: Bakes by Chichi, y encontré esta receta taaaaan completa y tan bien explicada. Así que me animé a hacerla con alguna modificación y ha sido un éxito rotundo.



Preparar los ingredientes porque el sabor está a al altura de la pintaza que tiene!

NECESITAREIS

Todos los ingredientes deben de estar a temperatura ambiente

Para la cheesecake:

Un layer cake desmoldable de 20 cm.

250 g. de queso crema mascarpone 
300 g. de queso crema tipo Philadelphia
130 g de azúcar
2 huevos
160 ml. de crema agria
(Si no la encontráis, siempre podéis elaborarla en casa, mezclando en esta cantidad de nata líquida grasa medio limón exprimido y dejándola reposar una hora)
2 cucharaditas de extracto de vainilla
Una pizca de sal

Para la red velvet:

2 layer cakes de 20 cm. desmoldables

300 g. de harina de repostería
300 g. de azúcar
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de sal
2 cucharaditas de cacao en polvo
350 ml. de buttermilk
(Yo siempre lo compro en ALDI)
2 huevos L
1 cucharadita de colorante rojo
(Yo utilizo Extra-red de Sugarflair)
1 cucharadita de vinagre blanco
2 cucharaditas de extracto de vainilla

Para el fronting de chocolate blanco y queso crema

350 g. de mantequilla
600 g. de icing sugar tamizado
2 cucharaditas de nata líquida
300 g. de queso crema tipo Philadelphia
180 g. de chocolate blanco fundido y enfriado

Fresas, arándanos, mangas deseschables, boquilla nº 21 de Wilton

ELABORACION

Preparé la cheesecake un día antes, por que es sumamente delicada y aterciopelada, su elaboración es lenta y debe de estar bien cuajada y fría antes de montar la tarta.

Precalentamos el horno a 160 g. y metemos una bandeja con agua, hasta que empiecen a salir burbujitas.
Engrasamos el molde.

En el bol del robot de cocina, mezclamos a potencia baja el queso crema y el mascarpone con el azúcar. Añadimos la sal. Batimos ligeramente los huevos y se los incorporamos. Añadimos la crema agria y el extracto de vainilla y batimos.
Horneamos durante 60 minutos o un poco más si vemos que está algo líquida. Después mantenemos en el horno con la puerta entreabierta una hora más.
Sacamos y dejamos enfriar completamente antes de sacarla de la bandeja del horno. 
Después la metemos sin desmoldar en la nevera toda la noche, o en el congelador unas horas.







Tarta Red Velvet:

Precalentamos el horno 180º

Engrasamos los dos layer cake de 20 cm.
 (U horneamos primero uno y luego el otro)
Ponemos por un lado todos los ingredientes secos y tamizados, y por otro todos los ingredientes líquidos. Volcamos los líquidos en los secos y removemos hasta integrar perfectamente en el robot.
Repartimos la masa por igual (con el peso exacto) en los dos moldes y horneamos una media hora, o hasta que al pinchar un palillo éste salga limpio. Dejamos unos 10 minutos enfriar, desmoldamos, los envolvemos en film y los ponemos hacia abajo en una rejilla.
Dejamos en la nevera unos 30 minutos, o mientras preparamos el frosting.

Frosting de queso y chocolate blanco:

Batimos la mantequilla a temperatura ambiente en el robot y vamos añadiendo a cucharadas el icing sugar tamizado. Después le añadimos la nata líquida.
Incorporamos la crema de queso ablandada, el extracto de vainilla y por último el chocolate blanco.
Batimos durante 5-7 minutos a potencia alta.
Dejamos enfriar.

Para unir la tarta, preparamos el cake stand donde lo queramos presentar.

En la primera capa ponemos una layer cake red velvet, después la cheesecake y encima la otra layer cake. Si la tarta de queso se ha agrandado, debemos dejarla nivelada con un cuchillo.
Después lo cubrimos todo con el frosting, le damos una capa a toda la tarta por completo y la metemos en la nevera una media hora hasta que endurezca.




Le damos una capa de frosting, metemos en la nevera y podemos darle otra antes de decorarla. Yo lo hice y la volví a refrigerar, pero no le hice más fotos, sorry.
Al sacarla preparamos en una manga pastelera una boquilla de estrella pequeña, la rellenamos del frosting de la nevera, y vamos haciendo pequeños montículos uno al lado del otro, decoramos con fresas y arándanos y lista!!



Ñam!!! me comería ahora mismo este trozo jijijiji

Nos vemos prontito!!
















2 comentarios:

  1. Tiene una punta espectacular! Felicidades me ha encantado. Un beso Eva!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por vuestros comentarios